Cesus | CeSus inauguró la primera producción de hongos comestibles de Villa 15
16544
post-template-default,single,single-post,postid-16544,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

CeSus inauguró la primera producción de hongos comestibles de Villa 15

CeSus inauguró la primera producción de hongos comestibles de Villa 15

El comedor En-Haccore, en transición integral a la sustentabilidad, sumó a su espacio la producción de Gírgolas a partir de residuos de celulosa.

El pasado 27 de septiembre, más de 50 asistentes, entre ellos participantes del grupo “Manos de Mujer” de Villa 15, Villa 20, Villa 21-24, Cildañez, y Soldati,  junto con vecinos de Ciudad Oculta, se capacitaron en la producción de hongos comestibles y colaboraron en el desarrollo de la primera huerta de Gírgolas de Villa 15. El evento contó con el acompañamiento de la Subsecretaría de Hábitat e Inclusión (SSHI), y el Movimiento Agua y Juventud Argentina.

La incorporación de una huerta de hongos está estrechamente vinculada a las intervenciones previamente implementadas en el espacio comunitario, entre las cuales se encuentran el desarrollo de una huerta comunitaria urbana, la instalación de un biodigestor con una compostera asociada, el acopio de aceite vegetal usado y el uso de agua caliente sanitaria proveniente del colector solar recientemente incorporado al comedor. “De esta manera, se avanza hacia un abordaje integral y circular de los residuos generados por un  espacio comunitario que congrega a más de 300 personas diariamente”, señala Milagros Sánchez, coordinadora del proyecto. Y, a su vez, se ve potenciado el autoabastecimiento de alimentos del comedor comunitario por medio de la conversión de desechos de la cocina a alimentos libres de agroquímicos, nutritivos y saludables. Cada medida ensambla en un circuito de retroalimentación positiva circular y sustentable. “Se trata de generar un sinergismo entre las diferentes acciones desarrolladas en el mismo sistema urbano, en este caso, en el comedor En-Haccore”

Cualquier residuo de celulosa puede utilizarse como sustrato para la producción de hongos, como por ejemplo: papel, cartón, yerba y café. “Al “honguear” primero ese residuo, aceleramos su compostaje después. Es por eso que al hacer un cultivo de hongos generamos comida y también aceleramos el compostaje”, explicó Nicolás Brown, referente de Energías Renovables de CeSus.

Santiago Jaramillo, docente del curso “Producción y Comercialización de Hongos Comestibles” de CeSus, facilitó la capacitación en la cual se abordaron los principios básicos para desarrollar la autoproducción de Gírgolas. “La incorporación de esta huerta no sólo permite aprovechar desechos del comedor como cáscara de papas y de zanahorias, [que] pueden ser reutilizados como sustrato para la producción de hongos,  sino que además, trae aparejada una mejora en la dieta de los asistentes al comedor ya que tienen aminoácidos esenciales, son bajos en grasas, bajos en calorías, ricos en fibras, e incluso algunos tienen propiedades medicinales”, señala Santiago Jaramillo.

Además de los beneficios ambientales, económicos y para la salud, la producción de hongos comestibles contempla beneficios educativos y sociales. Más de 50 participantes del evento se capacitaron en la autoproducción de alimentos, a partir de un sustrato considerado un desecho, contemplando así una lógica ecosistémica de desarrollo y la transición a la circularidad de un sistema urbano, en este caso, un comedor comunitario.

 

Para recibir más información e inscribirte escribinos a info@cesus.org.ar

————————–————————–——————————————————————————–
Centro de Sustentabilidad para Gobiernos Locales – CeSus
• Capacitación y Consultoría •
www.cesus.org.ar | info@cesus.org.ar

Sin Comentarios

Comentar